domingo, septiembre 16, 2007

Inicio.


La terapia terminó oficialmente el miércoles pasado. Seguro no de la mejor manera ni para mi o mi terapeuta. Ahora que está tratándolo a él y a su esposa, no encuentro más espacio para mi en su sillón. Hemos agotado también la ventana de Johari, no quiere hablar más conmigo sobre las cosas que están en el cuadrante de lo desconocido por uno mismo, porque (y aqui le puedo conceder la razón) parte del tratamiento es justamente que descubra esas cosas por mi misma, siendo así, no necesito entonces seguir destinando parte de mi quincena en sus honorarios.
All by myself pues, aunque no del todo. El viernes, junto con mi querida profesora Leep, trazamos un plan de desintoxicación, en el que básicamente es de meter el dedo en la garganta emocional tan profundo como pueda para provocar el vómito de todas esas cosas que tienen años almacenadas.

Así, se esperan muchas cosas desagradables y apestosas por leer en este espacio, pero, como escribe Rulo en el suyo, requerimos de otro medio de expresión y este es gratis.

Lo primero fue retocar los visos rubios en mi cabello que tanto trabajo me cuesta ocultar. Quedó muy bien. Luego, actualizar mi perfil. En la foto, recordando a la vieja de "El aro".

3 comentarios:

Gerardo Tello dijo...

Hola Any
Noto que tu vida sigue avanzando. Mientras sea avanzar todo es para bien.
Suerte, te lo mereces todo.
Besos.

Anónimo dijo...

Me gustaría decirte de frente que en realidad todo lo que le pagaste a tu terapeuta fue un gasto y no una inversión.

El vómito puede ser tan hermoso como simplemente dedicar el siguiente segundo de tu vida en cualquier pensamiento positivo. Eso es todo.

Al parecer tu cabeza de controla y tú no controlas a tu cabeza.
Recuerda que eres dueña de tu mente y que tú eres quien manda y quien decide qué cosas pensar.
Si sigues pensando en tus traumas es porque eso es lo que quieres pensar. Entonces, si eso es lo que quieres pensar, no sé para qué te quejas.

¿Acaso necesitas de alguien que te esté dando palmaditas en la espalda para sentirte mejor? ¿o necesitarás de algún pretexto vano y sin chiste para dedicarte a maldecir la vida? ¿acaso requieres ser el centro de atención para vivir?

Qué extraños somos los humanos.
César (Sasha)

Anónimo dijo...

Hola Cris.

Me tomé mi tiempo para decidir si respondía o no … es obvio que decidí que sí. Pero la razón se debe a que (1) a mí me tocó conocerte antes de la terapia, (2) yo te recomendé ampliamente a esa terapeuta y (3) a mí sí me quedan claros los cambios que lograste en estos años.

Una de las cosas en las que yo insisto mucho es en que la gente se asuma. Hay quienes llaman a esto ser “responsables”. Hay quienes lo llaman ser “proactivos” (de hecho Stephen Covey así lo nombra). Que básicamente es que uno reconozca tanto sus actos, como las consecuencias que estos generan.

Es claro por tus blogs que no te encuentras bien. Así también me parece que las crisis son una excelente oportunidad para el crecimiento … pero hay que tener cuidado: también son un riesgo para el retroceso. Si decidiste dejar la terapia espero que asumas (con base en la explicación anterior de lo que la palabra significa) lo que esa decisión te puede implicar.

También quiero decirle a Gerardo Tello, y a César (Sasha), a quienes no tengo el gusto de conocer, que estoy profundamente en desacuerdo con sus comentarios.

Gerardo: no todos los cambios son buenos, no todas las decisiones son para bien. Crecer no es lo mismo que madurar. Conocer y entender no es lo mismo que volverse sabios. Avanzar no siempre es para bien. Honestamente me parece una frase vacía, como las de “vales mil” o “nunca cambies”.

César: es claro que tú no conociste a Ana antes de su terapia. También es muy posible que tú nunca te hayas embarcado en un proceso terapéutico, y si lo hiciste posiblemente te encontraste con un terapeuta muy malo … o no estabas dispuesto a lo que el proceso te implicaba.

Algo de lo que estoy convencido es que en el proceso terapéutico, el paciente juega un rol mucho más importante que el del terapeuta.

Ana: yo sí te reconozco lo que has crecido en el proceso. Yo sí reconozco lo que la inversión económica de una “parte de tus quincenas” te ha retribuido en la vida. Incluso si lo vemos sólo como una inversión económica, para mí es claro cómo esa inversión en tu terapeuta tuvo una relación directa al ingreso económico que actualmente percibes. Por no hablar de las experiencias de la vida, que tú te diste la oportunidad de vivir, a raíz de tu proceso terapéutico.

Ten cuidado con el asunto del vómito emocional. Las catarsis no siempre son buenas. De hecho son como una crisis pero muy intensas y en un periodo de tiempo muy corto. Y también heredan las características de cualquier crisis: una oportunidad para el crecimiento. Sí, pero también para el retroceso.

Yo ya tengo años de conocer varios foros terapéuticos, y he tenido la oportunidad de ver muchas de estas catarsis emocionales incluso colectivas. Pero ahora me parece que son un recurso pobre para los terapeutas con poca preparación profesional, que pretenden lograr muchos resultados en muy poco tiempo … aunque estos sean de baja o nula calidad.

Sí, producen cambios. Pero como lo dije: no necesariamente son sanos. Avanzar no necesariamente es para bien.

P.D. te ves muy mal en la foto. Tomar como inspiración el personaje de la bruja de “El Aro” me habla de lo mal que estás. Busca ayuda, pero que sea profesional.

- Jorge Ponce.